Potenciar el pensamiento crítico en niños

Potenciar el pensamiento crítico en niños
18 de julio de 2022 Cristina Velasco

¿Quieres generar en tus hijos el pensamiento crítico?, te explicamos unas claves para poder entenderlo y potenciarlo

El pensamiento crítico es una cualidad muy valorada en numerosos ámbitos de la sociedad, el problema es que parece que cada vez más cuesta fomentar el pensamiento crítico en los adolescentes. Algunas familias consultan por sus hijos están preocupados porque parecen “fotocopias”, repiten lo que dicen sus amigos o la televisión, se llegan a quejar de que son otros los que “educan a sus hijos”.

El pensamiento crítico lo podríamos definir como la habilidad mediante la cual uno pone en duda o cuestiona una realidad que le es contada o afirmada. Es bueno desarrollar el pensamiento crítico porque de lo contrario el ser humano perdería su capacidad de pensar. Quizá la sociedad cada vez nos “facilita” más las cosas para que pensemos menos, a los niños se lo damos casi todo hecho o medio hecho y, por lo tanto, cuando llega una edad determinada no saben pensar por sí mismos.

Los niños nacen con gran capacidad para el asombro y generalmente, de modo natural se preguntan el porqué de las cosas. Como adultos debemos potenciar esta curiosidad y asombro a través de las respuestas, sencillas a las preguntas de los niños que quieren conocer el mundo. El pensamiento crítico es tanto o más importante que desarrollar los músculos, la motricidad fina, el razonamiento verbal y no verbal, que el niño obtenga el desarrollo de su libertad y voluntad para poder resolver los problemas por él mismo, sin necesariamente hacerlo del modo que lo hacen todos.

¿Cómo podemos potenciar el pensamiento crítico? Los padres podemos alentar en los niños preguntas, cuando un niño se va haciendo mayor se debe fomentar el aumento del conocimiento y con él el razonamiento sobre ese conocimiento. Es importante conocer, saber, comprender por qué las cosas suceden cómo suceden o por qué otras personas hacen cosas diferentes.

Los padres somos un ejemplo absoluto para los hijos. Ejemplo de ayer en consulta: “mi hija de 17 años es que no se plantea las cosas, directamente piensa cómo piensan todos” Y yo le pregunto: “¿y en casa habéis hablado de esos temas desde que ella era más pequeña?” Y me responde: “bueno es que en casa todos los temas de política, sexualidad… son temas tabús” Entonces no se puede pretender generar un pensamiento crítico si en casa no se ha hablado y expresado razones, opiniones, lecturas, datos científicos diferentes a los que se puede obtener solo de una parte de la sociedad.

Cuando los hijos ya son algo más mayores, en torno a los 12 años, para los padres puede ser de utilidad realizar una escala de valores o de aspectos que sean fundamentales para la educación de los hijos para poderlos fomentar de alguna manera.  Se puede, además, compartir historias familiares, usar cuentos o metáforas, hacer alguna actividad relacionada con búsqueda de datos, visita a lugares históricos, hablar sobre el dinero, la sexualidad, etc. Fomentar alguna actividad de voluntariado, de ayuda a los demás, deben conocer otras realidades porque siempre presentar realidades diversas puede ayudar a fomentar el pensamiento crítico.  

Cristina Velasco

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*