Leticia

Leticia
noviembre 26, 2021 DanielAdmin

Comencé la terapia en 2020 a raíz de la ruptura de mi relación matrimonial porque me encontraba totalmente hundida. Recurrí a María gracias a una amiga que me la recomendó y tardé en acudir porque al principio me encontraba bloqueada emocionalmente.  Sentía un profundo dolor, inseguridad y mucha tristeza porque la ruptura fue abrupta y no tuve tiempo de asimilarlo. De hecho, no tenía fuerzas ni ganas de hacer nada salvo llorar. Cuando volví a trabajar no había pasado el duelo y fueron unos meses extenuantes con mucha sobrecarga laboral y emocional por el Covid.

La primera sesión coincidió además con la muerte de mi abuelo y acababa de terminar la residencia por lo que me encontraba en el paro sin perspectivas de encontrar trabajo de mi especialidad así que se me juntaron muchos problemas a los cuales no sabía hacerles frente.

Tras meses de psicoterapia he aprendido a analizar ciertos pensamientos y conductas que me hacían daño. Una de las claves que me dio fue aprender a no anticiparme y apuntar diferentes detalles del día a día que a mí me hacen feliz. María me ha acompañado y ayudado en una etapa muy difícil de mi vida y le estoy muy agradecida por su escucha activa y por todos sus consejos. A veces cuesta dar el paso y pedir ayuda pero merece la pena. Muchos de mis problemas no han desaparecido pero al menos ahora tengo herramientas para seguir adelante.